En San Ignacio de Moxos se lleva adelante la aplicación de la segunda dosis de ivermectina a pacientes sospechosos de COVID-19. De la misma forma en el municipio se realiza el rastrillaje a personas con síntomas de dicha enfermedad y una ardua fumigación al pueblo ignaciano para evitar la propagación del COVID-19.

“Los casos confirmados de COVID-19 en el municipio nos tiene que llamar a la reflexión a todo nosotros, como ignacianos, como moxeños, es necesario que cada uno de nosotros ponga de nuestra parte para evitar la propagación de esta enfermedad”, indicó Roberto Tibusa Matareco alcalde del Gobierno Municipal de San Ignacio de Moxos.

Entre las principales medidas de prevención que adoptó el gobierno municipal para prevenir la propagación del COVID-19, se encuentra la fumigación constante del pueblo. Las autoridades municipales analizan las medidas a ser aplicadas los siguientes días.

Las decisiones se toman de acuerdo a la red de salud y la unidad municipal de salud. “Si el personal de salud nos informa que existe un riesgo alto de propagación, nosotros analizamos la situación, y si es necesario paralizamos todas las actividades, es por ello que se realiza el rastrillaje y la captación de pacientes para saber como se encuentra nuestra población”, concluyó la autoridad.

RPO'S

Noticias