Dos mujeres de la comunidad Aguas Calientes del municipio Roboré perdieron la vida tras una intensa lucha contra el COVID-19. Según el reporte de los médicos, la comunidad se niega a seguir las medidas de bioseguridad, lo que está ocasionando numerosos contagios del coronavirus.

“El problema radica en que las personas de estas comunidades no están tomando ningún tipo de prevención, no están manejando el distanciamiento, no usan los barbijos, no practican el lavado constante de manos, ni la desinfección”, indicó Juan Padilla Director Hospital Germán Vaca Diez.

“Tuve la oportunidad de estar visitando comunidades donde la vida sigue siendo normal y lamentablemente no se siguen los cuidados mínimos. La gente cree que porque está en comunidad no tiene ningún riesgo, sin embargo, el virus ya está dentro”, recalcó Padilla.

“Vamos a tener que tomar otra actitud, otras estrategias en esa comunidad, porque de ahí son los que han fallecidos y existen muchas personas en sus domicilios que actualmente están padeciendo la enfermedad”, concluyó el Director Hospital Germán Vaca Diez.

RPO's

Noticias