Una paciente de sexo femenino ingresó de emergencia al Hospital Germán Vaca Diez del municipio Roboré, donde fallece presuntamente por complicaciones con la diabetes. Como parte del protocolo de seguridad, se le realizó una prueba rápida de COVID-19 y se confirmó que era portadora de esta enfermedad.

La paciente estuvo medicada, pero sus riñones ya no estaban funcionando y falleció. “Se comunicó a la familia, ellos sabían de su evolución, conocían la situación de la señora”, indicó Juan Padilla Director del Hospital Germán Vaca Diez

Los pacientes fallecidos por coronavirus son enterrados de inmediato, se dirigen del lugar del fallecimiento hacia el cementerio, no se les tiene permitido ir a sus domicilios y no se les realiza velatorio. “Una vez fallecida la paciente se trabajó en el embalaje para sepultarla en el Cementerio Jardín en Tayoí, la familia entendió y aceptó que se la entierre de inmediato”, concluyó el Director del Hospital Germán Vaca Diez.

RPO's

Noticias