La presidenta Jeanine Áñez recordó este sábado los 10 meses de su gobierno, que calificó como una etapa muy dura porque enfrentó en poco tiempo y de manera continua una serie de crisis.

"Han sido 10 meses durísimos, pero han sido 10 meses donde hemos forjado el espíritu de la nación boliviana, han sido 10 meses donde hemos ganado la guerra, donde todos han tenido que luchar para salir adelante y donde hemos luchado juntos y vamos a seguir luchando, porque, aunque ha pasado lo peor, esta batalla aún no termina", manifestó la Jefa de Estado, en un mensaje al país.

Áñez asumió la presidencia de Bolivia por sucesión constitucional el 12 de noviembre de 2019 tras la renuncia de Evo Morales en medio de una ola de protestas sociales por el presunto fraude electoral descubierto en las elecciones de octubre de ese mismo año.

En ese sentido, la Jefa de Estado dijo que hoy termina una etapa en la que se afrontó grandes conflictos, empezando por la crisis de noviembre del año pasado, cuando el MAS y el expresidente Morales intentaron generar una guerra civil.

Luego se produjo "la crisis (por) la pandemia, una crisis con la caída terrible de los precios de las materias primas debido a la pandemia y hace pocas semanas, en agosto, una (nueva) crisis porque el MAS y Evo volvieron a intentar otra guerra civil", señaló.

Durante 12 días de agosto, organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo bloquearon las carreteras del país en plena pandemia, incluso, sin dejar pasar oxígeno medicinal, lo que provocó al menos 40 muertos en distintos hospitales.

Entonces, "nunca en nuestra historia habíamos tenido tan graves y tan pegadas unas y otras (crisis) como las que hemos sufrido (...) en menos de 10 meses, con seguridad en estos meses hemos sufrido como pueblo lo que en siglos no habíamos sufrido", enfatizó.

Pero también dijo sentirse muy orgullosa del pueblo boliviano, que supo nuevamente, como a lo largo de su historia, estar a la altura de los grandes desafíos y que ahora se dispone a empezar una nueva etapa.

"Una etapa donde lo esencial es que más allá de las dificultades ahora tenemos objetivos claros y comunes como país, (es decir) la democracia, los bonos, el empleo y la salud. Estoy orgullosa de todos y cada uno de los bolivianos más allá de nuestras diferencias y de nuestros orígenes, entre todos hemos frenado la violencia y la división que impulsa el MAS, y entre todos estamos enfrentando la crisis del virus, que es la crisis de salud más grave de la historia de Bolivia", puntualizó.

ABI

Noticias