La presidenta Jeanine Áñez se comprometió este sábado a solucionar el problema de las cuencas en el municipio de Tiquipaya con el objetivo de evitar que en el futuro se vuelva a registrar otras tragedias en esa región del departamento de Cochabamba, como lo acontecido en febrero.

"Hoy estamos en Tiquipaya, estamos reactivando los planes y trabajos para el manejo de cuencas y así prevenir inundaciones (...). Vamos a solucionar el problema de las cuencas y lo vamos hacer con profesionalidad para que dure y ese es el compromiso", dijo la Jefa de Estado, en el acto de firma de un convenio para la construcción de obras hidráulicas con una inversión de Bs 5 millones en beneficio de al menos 60.000 familias.

El 21 de febrero, una mazamorra devastó parte de la población de Tiquipaya dejando más de 40 familias damnificadas y por eso se determinó crear una "autoridad departamental de cuencas" para que se encargue del manejo integral de las cuencas.

Además, la mandataria afirmó que Tiquipaya, al igual que el resto del país, sufre otros dos problemas debido a la pandemia del coronavirus, es decir, la crisis sanitaria y la paralización de la economía.

En ese sentido, recordó que cuando llegó a la presidencia, en noviembre del año pasado, se encontró con un sistema de salud "muy triste" por la falta de ítems y equipamiento.

No obstante, se agilizó todos los trabajos y se logró crear 7.500 puestos de trabajo en el sistema de salud, además de equipar los hospitales, sus unidades de terapia intensiva, además de instalar más de 1.000 camas.

Asimismo, recordó que su gobierno, pese a todas las adversidades, consiguió entregar bonos para ayudar a las familias bolivianas a superar el difícil momento que atraviesan.

Por eso, también volvió a pedir a la Asamblea Legislativa, controlada por el Movimiento Al Socialismo (MAS), desbloquear los créditos internacionales que fueron conseguidos para continuar atendiendo la emergencia sanitaria y la crisis económica.
 

Noticias