El premio Novel, reconoce a las personas destacadas en los ámbitos del saber humano, en una gama tan amplia que va desde la física hasta la literatura, en este último campo se han realizado premiaciones que reflejan la calidad de los textos, que en muchos casos no va asociado a la calidad de las personas; este es el caso de Mario Vargas Llosa escribidor de éxito y mala persona.

En una reciente entrevista, Vargas Llosa tuvo la osadía de comentar la realidad Boliviana y más específicamente acerca de la reelección de  Evo Morales, estas opiniones no merecerían ningún comentario, porque conocemos la ideología de Vargas Llosa un liberal conservador muy afín al pensamiento de Donald Trump, pero nos vemos obligados a puntualizar el total desconocimiento de `Vargas Llosa acerca de la realidad boliviana. Más allá de observar la reelección de Evo Morales, se refiere a que no hubo mejora económica, contradiciendo a todas agencias e instituciones mundiales que califican de “Milagro boliviano” al crecimiento económico que tiene Bolivia en un contexto de crisis mundial.

Otro punto de las ideas mentirosas de Vargas Llosa es la afirmación que Bolivia regaló toda su riqueza al Brasil, una afirmación que mueve a risa. “Bolivia tiene una democracia débil” opina Vargas Llosa a quién le gusta la democracia selecta y señorial, le molesta que el pueblo decida, que el pueblo sea el actor principal en las decisiones económicas a y políticas, a este tipo de democracia participativa Vargas Llosa llama “populismo”, como sinónimo de malo. En síntesis lo único que ha logrado Vargas Llosa es caer en ridículo, porque un ciudadano promedio bien informado a nivel mundial, seguramente sabe que este señor miente, porque debe leer por lo menos el periódico y tener una información básica acerca de Bolivia.

Vargas Llosa tiene una especial aversión hacia Bolivia, lugar donde vivió y estudió en su juventud. Esta actitud se explica por su pensamiento señorial, compartida con alguna elite boliviana.

Otras opiniones de personajes bolivianos han seguido el mismo curso, por ejemplo Víctor Hugo Cárdenas candidato presidenciable afirma que privatizará nuevamente los hidrocarburos; quitando los recursos a la educación superior y los presupuestos a los departamentos. Esta afirmación confirma su obsesión privatizadora y su ideología neoliberal, se olvidó de su raíz comunitaria, si es que alguna vez la tuvo.

En este escenario de ideas descabelladas la candidata de PAN-Bol, ha declarado que convertirá el museo de Orinoca en una Cárcel, olvidando que esa decisión no depende del órgano ejecutivo, sino es prerrogativa de los gobiernos locales que tienen jurisdicción territorial.

Las declaraciones descabelladas están de moda, todo para mantenerse vigentes o como es el caso de Vargas Llosa o para conquistar votos para candidatos ya perdidos, no electoralmente sino en la historia.

Audio