El proceso descolonizador es una tarea permanente y cotidiana; porque tiene que ver con todos los aspectos de la vida, no es solamente un tema del pensamiento.

“Alimentos con Ajayu” se llama el título de un libro publicado por el Viceministerio de Descolonización. Es una mirada descolonizadora acerca de nuestra alimentación diaria.

Cancio Mamani, el actual Viceministro es un antropólogo que ha estado dedicado a la investigación de los alimentos de raíz andina por muchos años en colaboración con un científico japonés, de estos diálogos de saberes, Cancio Mamani ha  catalogado los alimentos andinos y sus propiedades, ya no como un conocimiento “popular” sino con una argumentación científica.

Los alimentos son Ajayu, son una interpelación a las famosas dietas comerciales, elaboradas en el extranjero y distribuidas en un sistema de mercado puerta  a puerta,  que tienen altos costos, y de gran consumo por la población,  cuando tenemos todo un “arco iris” de alimentos producidos en nuestras comunidades andinas y amazónicas.

Cuidar la alimentación, y consumir los productos de la tierra son un buen comienzo en el largo camino de la descolonización. No se trata solamente de una moda sino de una señal política que tiene un doble objetivo: tener una buena salud, por la buena alimentación y proteger la variedad de alimentos que se producen en el territorio boliviano.

Las políticas de apoyo alimentario en las escuelas denominado “desayuno escolar” tienen que incorporar estos alimentos con Ajayu, y terminar con el consumo de alimentos que no tienen las combinación adecuada  de vitaminas y proteínas.  Tenemos que volver al equilibrio en la alimentación que practicaban nuestros pueblos, antes de la llegada de los españoles.

Los pueblos originarios, se vieron obligados a sobrevivir con los pocos alimentos que producían, se quedaban con la peor parte, porque la producción total era para los colonizadores, la introducción de alimentos occidentales, incluso en las comunidades y ayllus alteró una dieta equilibrada y trajo consigo las enfermedades gastrointestinales que son muy comunes en la población.

Una de las políticas descolonizadoras, en el tema de la salud es la salud preventiva, es decir no permitir que el cuerpo se enferme, y para eso la alimentación es muy  importante y decide el correcto funcionamiento del cuerpo.

Tener políticas preventivas en salud, es anticolonial, porque se rompe con la dependencia de los medicamentos producidos por las transnacionales que  hacen de la salud un comercio. 

Comer bien, con alimentos con Ajayu, es el principio para tener defensas, en este tiempo de alteraciones en el medio ambiente. Sabemos bien que las enfermedades en los territorios del Abya Yala eran pocos y que se realizaban incluso operaciones en el cerebro, lo que nos señala cuanto conocimiento se tenía respecto a la biología del cuerpo humano.

La conquista nos trajo una gran variedad de enfermedades como la viruela, la sífilis, y que afectaron a la población causando la muerte de miles de aymaras, quéchuas y guaraniés, que no tenían prevención para estas enfermedades.

Volver a practicar una alimentación equilibrada y  rica en mantener la buena salud, es también un proceso descolonizador.          

 

  

Audio